Los Aliados, tropas británicas, entran en el campo de concentración nazi alemán de Bergen-Belsen

El 15 de abril de 1945, los Aliados, tropas británicas, entran en el campo de concentración nazi alemán de Bergen-Belsen cerca de Hannover (Alemania). 

 

En el interior del campo los horrorizados soldados encontraron a unos sesenta mil prisioneros. Miles de cadáveres en estado de descomposición amontonados en fosas sin cubrir, porque no había dado tiempo a hacerlo, dentro de los límites del campo de concentración. Miles de enfermos graves y prisioneros hambrientos hacinados con una falta total de higiene. Más de diez mil ex-prisioneros, demasiado enfermos para recuperarse, murieron después de la liberación. Después de evacuar Bergen-Belsen, las fuerzas británicas quemaron todo el campo para evitar la propagación del tifus. Los detalles de las condiciones en el interior horrorizaron a una opinión internacional que hasta ahora sólo había escuchado limitadas descripciones de los campos de concentración y de exterminio nazis alemanes.

 

El 3 de septiembre de 1944,  Ana Frank junto con sus padres (Otto y Edith Frank) y su hermana Margot fueron deportados desde el campo de tránsito e internamiento nazi alemán de Westerbork en Hooghalen en los Países Bajos ocupados al campo de concentración y de exterminio nazi alemán de Auschwitz en Polonia ocupada en el último transporte con 1.019 judíos. El 5 de septiembre de 1944, llegaron a Auschwitz. El 28 de octubre de 1944, un transporte de 1.308 prisioneras judías salió de Auschwitz II-Birkenau hacia Bergen-Belsen. Probablemente entre ellas estaban las hermanas Ana y Margot Frank. Ambas murieron de tifus en febrero(*) de 1945, unas semanas antes de que éste campo fuera liberado por los Aliados, tropas británicas.

 

(*) Una investigación realizada por Anne Frank House en 2015 reveló que Ana Frank podría haber fallecido en febrero de 1945 y no en marzo (el día 12) como asumieron las autoridades holandesas durante mucho tiempo.