Acuerdo de Múnich

El 30 de septiembre de 1938, por la noche, fue aprobado y firmado el Acuerdo de Múnich, la reunión se celebró en Múnich, Alemania, en el edificio llamado entonces Führerbau y que en la actualidad alberga la Escuela Superior de Música y Teatro de Múnich. A iniciativa de Hermann Göring (Alemania nazi) y con la mediación de Benito Mussolini (Italia) a la reunión asistieron: Arthur Neville Chamberlain (Reino Unido), Édouard Daladier (Francia) y Adolf Hitler (Alemania nazi) para solucionar la pertenencia histórica de los Sudetes en Checoslovaquia. En este Acuerdo se aprobó la incorporación a la Alemania nazi de los Sudetes, debido a que una minoría, que representaba el 30% de la población total del país, unos tres millones y medio de personas, conservaban la cultura y las tradiciones alemanas como descendientes de colonos germanos traídos por los reyes de Bohemia para poblar la región a partir del siglo XIII. Adolf Hitler llegó incluso a alegar en la reunión que los checoslovacos estaban masacrándoles. No permitieron que Checoslovaquia asistiera a esta reunión.

 

El Reino Unido y Francia se mostraron complacientes con los deseos de la población alemana de los Sudetes y consideraban estos acuerdos como una revisión parcial del Tratado de Versalles. Se pretendía evitar una nueva guerra, política de apaciguamiento se le llamó entoncesa pesar de poner en gran peligro la existencia de la propia Checoslovaquia.

 

Entre el 1 y el 10 de octubre de 1938, la Alemania nazi se anexionaba los Sudetes, restándole con ello cerca de 30.000 km cuadrados a Checoslovaquia. La mayor parte de la población checoslovaca fue expulsada de la región. 

 

Édouard Daladier deja de ser Primer Ministro de Francia el 21 de marzo de 1940.

 

Arthur Neville Chamberlain moría el 9 de noviembre de 1940 de cáncer gastrointestinal y de colon con 71 años en Heckfield, Hampshire (Reino Unido).

Sabía que Adolf Hitler según TIME fue el "Hombre del año" en 1938

Sabía que Adolf Hitler fue nominado al Premio Nobel de la Paz en 1938 por un miembro de la Academia sueca, llamado Brant, antifascista declarado, que con esa inverosímil nominación pretendía crear polémica en el Parlamento sueco.