La Guerra total

El 18 de febrero de 1943, Joseph Goebbels, Ministro para la Ilustración Pública y Propaganda del Tercer Reich, pronunció su discurso más largo (2 horas y 56 minutos) y más famoso de la historia de la Alemania nazi. La Guerra total (*).

 

Joseph Goebbels convenció a Adolf Hitler de llegar hasta estos extremos. La Alemania nazi pasaba por una etapa muy crítica después de la derrota en la Batalla de Stalingrado (del 23 de agosto de 1942 al 2 de febrero de 1943) donde más de 250.000 soldados murieron y los que no fueron hechos prisioneros. La preocupación por la situación ya era evidente para todos los ciudadanos. 

 

El escenario del discurso fue el Palacio de los Deportes en Berlín (Berliner Sportpalast), con una escenografía perfectamente estudiada y ante unas 15.000 personas cuidadosamente elegidas, para darle el marco necesario y obtener los resultados deseados. 

 

Joseph Goebbels cuando llevaba un poco más de dos horas y media de discurso les preguntó a todos los asistentes:

 

(...)

Joseph Goebbels: ¿Queréis una Guerra total?

Asistentes: "Sí, Sí, Sí" (Aplausos)

Joseph Goebbels: Y si fuera necesario, ¿Queréis una Guerra aún más total y radical que cualquier cosa que podamos imaginar hoy en día?".

Asistentes:"Sí" (Aplausos)

(...)

 

En el video de más abajo de pueden escuchar estas dos preguntas en el minuto 2:37.

 

La enorme capacidad de convencimiento de Joseph Goebbels logró el efecto psicológico deseado para que se olvidara la situación tan crítica por la que se estaba pasando. Joseph Goebbels era capaz de manejar las reacciones de los asistentes modificando su discurso sobre la marcha de acuerdo a las circunstancias. Los asistentes reaccionaron exactamente como él lo había planeado. El pueblo alemán estaba listo para enfrentar la etapa final de la guerra, la Guerra total, una guerra que cualquier General, sin sentido de fidelidad al Führer, sin fanatismos y con total objetividad, ya daba por perdida.

 

TOTALER KRIEG - KÜRZESTER KRIEG

 (Guerra total - Guerra más corta)

 

 

(*)La Guerra total es un término del siglo XX que describe una guerra en el que una nación moviliza y fuerza hasta el límite todos sus recursos disponibles: militares, humanos, tecnológicos, científicos, industriales, agrícolas, naturales y de cualquier otro tipo para destruir totalmente la capacidad de iniciar una guerra de otra nación u otras naciones.

 

Aparato propagandístico de la Alemania nazi

Volksempfänger, el "receptor del pueblo", fueron una serie de receptores de radio desarrollados por Otto Griessing para la empresa Seibt a petición de Joseph Goebbels, el Reichsminister para la Ilustración Pública y Propaganda del Tercer Reich entre 1933 y 1945. El primer aparato de radio presentado fue el modelo VE301, el 18 de agosto de 1933 en la XII Feria Internacional de la Radio de Berlín (Internationale Funkausstellung Berlin). Se fijó el precio de la versión normal en 76 Reichsmark (equivalente al salario promedio de 2 semanas) y de 65 Reichsmark para la versión con batería. Durante la feria se vendieron unos 100.000 aparatos. El propósito del programa Volksempfänger era que fueran asequibles para el público en general y que todo el mundo tuviera un aparato para poder escuchar la radio. Joseph Goebbels se dio cuenta enseguida del gran potencial que tenía este medio de comunicación relativamente moderno para difundir la propaganda del régimen. 

 

En agosto de 1938, se presentó el Deutschen Kleinempfängers DKE38, el "pequeño receptor alemán", llamado popularmente "el hocico de Goebbels" (Goebbelsschnauze), era un aparato con válvulas especiales que permitieron bajar los precios a 35 Reichsmark.

 

El Volksempfänger fue uno de los pocos productos del aparato propagandístico de la Alemania nazi que se produjeron en una cantidad considerable. En total se vendieron más de 1.000.000 de los distintos tipos de Volksempfänger. El número de oyentes subió significativamente a partir del año 1937, cuando se empieza a intensificar la propaganda del régimen nazi para manipular al pueblo.

 

En 1938, la Alemania nazi inició el proyecto del Deutschen-Einheits-Fernseh-Empfänger E1, también llamado Volksfernseher (televisión del pueblo). En este proyecto se asociaron el Servicio Postal (Reichspost) y varias compañías: Bosch, Blaupunkt, Loewe, Lorenz, TeKaDe y Telefunken. El objetivo era producir 10.000 unidades. En agosto de 1939, el Deutschen-Einheits-Fernseh-Empfänger E1 se presentó al público en la XVI Feria Internacional de la Radio de Berlín. Los aparatos tenían tan solo un canal con su frecuencia pre sintonizada de fábrica, eran de 441 líneas y 50 fotogramas por segundo. Con el inicio de la Segunda Guerra Mundial se produjeron sólo 50 aparatos que se instalaron en varios departamentos gubernamentales y en algunos hospitales militares. El centro emisor de televisión de Berlín fue destruido por los bombardeos de los Aliados en noviembre de 1943.