Segunda liquidación en el gueto de Cracovia

del 27 al 28 de octubre de 1942

Los cuatro meses de verano no fueron suficientes para curar las heridas provocadas por la deportación de junio. Los 12.000 judíos que habían quedado en el gueto intentaron restablecer en aquel espacio de tiempo una apariencia de equilibrio. Volvieron a sus lugares de trabajo, seguidos por un halo de muerte y aterrados por los rumores, cada vez más fuertes, de una posible nueva deportación.(...)

 

(...)Mientras tanto, en Cracovia, el 27 de octubre se anunciaba como un día poco propicio para los judíos que se habían quedado en el gueto. Desde la mañana en la calle Oleandry 4, sede de la policía de las SS, Symche Spira, responsable de la policía judía y David Gutter, responsable del Judenrat, mantuvieron una larga entrevista con el jefe de la policía Julian Scherner.(...)

 

(...)La noticia de la entrevista de Spira y Gutter no tardó en divulgarse entre los muros de Podgórze: sus habitantes advirtieron sobre sus espaldas el peso de un destino atroz que les iba cercando.

 

Las dudas se desvanecieron por la tarde, cuando los megáfonos informaron a la gente que al día siguiente tendrían que presentarse frente al Arbeitsamt en la calle Jósefińska, y no frente a la puerta de salida del gueto, como solían hacer cada mañana al partir para el trabajo.

 

La confirmación llegó a las 19:00 cuando todo el recinto de Podgórze fue rodeado por la policía nazi.

 

Al día siguiente, 28 de octubre, al amanecer, el SS-Sturmbannführer Haase, nombrado responsable de la acción de desplazamiento, cruzó las puertas del gueto.

 

"Todas las acciones precedentes de deportación habían sido brutales y sangrientas, pero la de octubre fue sin duda alguna la acción más brutal y cruel a la que los judíos de Cracovia tuvieron que enfrentar en toda su historia milenaria"(...)