Heinrich Himmler de gira por España

Heinrich Himmler estuvo en España, desde el sábado 19 hasta el jueves 24 de octubre de 1940, para preparar la reunión entre Adolf Hitler y Francisco Franco en Hendaya (Francia) y para cerrar una estrecha colaboración entre la GEheime STAatsPOlizei (Gestapo) y la Dirección General de Seguridad (D.G.S.), reafirmando la cooperación política y policial entre ambos países.

 

Sábado, 19 de octubre de 1940

Heinrich Himmler entró desde Hendaya por Irún.  Paseó por San Sebastián junto a José Finat y Gerardo Caballero. Visitó el Museo San Telmo. Comió en Alsasua (Navarra). A las 4 de la tarde, entró a Burgos en automóvil por el Paseo del Espolón y la Plaza del Duque de la Victoria hasta la Puerta del Sarmental de la Catedral de Burgos, donde fue recibido por las Autoridades y Jerarquías. El Alcalde solicitó a los burgaleses: "(...)Bastaría su cariño por Burgos y por España para tributarle un magnifico recibimiento, pero si a esto se añade la alta representación que ostentaba, el saludo entusiasta de la Ciudad ha de ser unánime y cordialísimo demostrándole con ello que España no olvida a la gran nación alemana y a su Führer que en los momentos más difíciles de la Historia de nuestra Patria supieron comprendernos y prestarnos su eficaz ayuda moral y material para salvar los eternos valores de la Civilización y los altos ideales de Religión, Patria, Familia, Justicia y Trabajo(...)". Visitó la Catedral y la Cartuja donde cenó antes de salir en un tren nocturno especial para ir a Madrid.

 

Domingo, 20 de octubre de 1940

A primera hora de la mañana, Heinrich Himmler llegó a la Estación del Norte de Madrid donde pasó revista a las tropas que le rindieron honores. Por las calles de la capital, el paso de la comitiva fue presenciado por miles de personas que saludaron brazo en alto y vitoreaban a España y Alemania, según la prensa de la época. Al llegar al hotel Ritz de Madrid, adonde se alojó, tuvo lugar un desfile de las fuerzas de la Policía Armada a la cabeza de las cuales figuraba la Legión José Antonio. Tuvo una recepción con Francisco Franco y Ramón Serrano Suñer, Ministro de Asuntos Exteriores, en el Palacio de El Pardo (Madrid). Almuerzo en el domicilio particular del embajador alemán. Por la tarde, a las 3:45 horas asistió a una corrida de toros en su honor en la Monumental Plaza de Toros de las Ventas, engalanada con esvásticas para la ocasión. En el cartel, 6 magníficos toros, 3 de D. Bernardo Escudero de Madrid y 3 de D. Manuel Arranz de Salamanca. Espadas: Marcial Lalanda, Rafael Ortega "Gallito" y Pepe Luis Vázquez, que "confirmaría la alternativa" en esta corrida. Debido a un aguacero la corrida fue suspendida.

 

Lunes, 21 de octubre de 1940

Heinrich Himmler hizo dos excursiones, una a San Lorenzo de El Escorial (Madrid) y otra a Toledo, donde visitó junto con el General José Moscardó Ituarte las ruinas del Alcazar.

 

Martes, 22 de octubre de 1940

Heinrich Himmler, sin uniforme militar, de paisano, realizó varias visitas en la Capital de España, visitó el Museo del Prado, el Museo Arqueológico Nacional y las obras de construcción de los Nuevos Ministerios.

 

Miércoles, 23 de octubre de 1940

El mismo día que Adolf Hitler y Francisco Franco se reunían en Hendaya (Francia), Heinrich Himmler viajó en avión desde Madrid hasta Barcelona. A su llegada asistió a un acto folclórico en el Pueblo Español de Montjuich. Realizó una excursión a Monserrat (Barcelona). El Monasterio de Montserrat era un lugar mítico para Heinrich Himmler. La obsesión de que allí los monjes benedictinos ocultaban el Santo Grial le venía de sus lecturas sobre el mundo de las reliquias y su devoción wagneriana. Concretamente por Parsifal, la última ópera del compositor alemán Richard Wagner, que sitúa parte de su trama en el templo de Montsalvat, trasunto para muchos de Montserrat. De vuelta a Barcelona hubo un banquete en su honor para 95 personas en el hotel Ritz, donde también estuvo alojado, ofrecido por el Ayuntamiento de Barcelona, menú de 100 pesetas por persona (aproximadamente unos 100 euros actuales), tabaco, músico, alquiler de piano... entre unas cosas y otras la "confusa y mal sumada factura" ascendió a 13.275 pesetas (aproximadamente unos 13.275 euros actuales), pero no fue la única. Tras la cena visitó una "checa" (instalación que durante la Guerra Civil Española fue utilizada en la zona republicana al margen de las leyes para detener, interrogar, torturar, juzgar de forma sumarísima y ejecutar a sospechosos de simpatizar con los sublevados o bando nacional, como se autodenominaron). Heinrich Himmler quedó bastante impresionado ante la escalada de represión de Francisco Franco durante la posguerra. Las cárceles rebosaban de detenidos, las ejecuciones silenciosas de prisioneros anónimos estaban a la orden del día. No le pareció práctico. Veía más utilidad en incorporarlos al nuevo orden que aniquilarlos.

Jueves, 24 de octubre de 1940

Heinrich Himmler tomó un avión y se volvió a Alemania.

 

Las principales fuentes utilizadas en este artículo han sido:

LA VANGUARDIA Hemeroteca y ABC Hemeroteca