Acta de Capitulación del Imperio del Japón

El 2 de septiembre de 1945, se firmó el Acta de Capitulación del Imperio del Japón en la cubierta del acorazado estadounidense USS Missouri (apodado por su tripulación como Big Mo), anclado en la Bahía de Tokio.

 

La ceremonia duro veintitrés minutos y fue transmitida a todo el mundo. El Acta de Capitulación fue firmada primero por el Ministro de Relaciones Exteriores Mamoru Shigemitsu "Por Orden y en nombre del Emperador del Japón y del Imperio de Japón" a las 09:04 a.m. A continuación fue firmada por el Jefe del Mando General Militar el General Yoshijirō Umezu "Por Orden y en nombre del Cuartel General del Imperio de Japón" a las 09:06 a.m. y después por el Comandante del Pacífico Suroeste y Comandante Supremo de los Aliados el General de Estados Unidos Douglas MacArthur a las 09:08 a.m. Después de la firma de Douglas MacArthur como Comandante Supremo, los siguientes representantes firmaron en nombre de cada una de las potencias aliadas:

 

El Almirante Chester W. Nimitz de los Estados Unidos a las 09:12 a.m.

El General Xu Yongchang por China a las 09:13 a.m.

El Almirante Sir Bruce Fraser por Reino Unido a las 09:14 a.m.

El Teniente General Kuzma Derevyanko por la Unión Soviética a las 09:16 a.m.

El General Sir Thomas Blamey por Australia a las 09:17 a.m.

El Coronel Lawrence Moore Cosgrave por Canadá a las 9:18 a.m.

El General Philippe Leclerc por Francia a las 9:20 a.m.

El Almirante Conrad Emil Lambert Helfrich por Países Bajos a las 9:21 a.m.

El Vice Mariscal del Aire Leonard Monk Isitt por Nueva Zelanda a las 9:22 a.m.

 

Este día concluía oficialmente la Segunda Guerra Mundial en el Mundo, seis años y un día después de su inicio.

 

La Segunda Guerra Mundial ha sido la contienda bélica más grande, sangrienta y letal de toda la Historia de la Humanidad. Entre los años 1939 y 1945, enfrentó al Eje contra los Aliados, causando un daño irreparable e imposible de olvidar. 50 países implicados, más de 200 ciudades devastadas, millones de personas desplazadas, desaparecidas y heridas. Se estima en más de 70.000.000 los muertos.