Línea Óder-Neisse

La Línea Óder-Neisse marca en la actualidad la frontera entre Polonia y Alemania. Tiene una longitud total de 467 km. Fue definida el 2 de agosto de 1945, todos los territorios germanos antes de la guerra al este de la línea y dentro de las fronteras de 1937, que comprendían casi una cuarta parte (el 23,8%) de la República de Weimar, fueron anexionadas en virtud de los cambios fronterizos promulgados en la Conferencia de Potsdam. La Unión Soviética transfirió el extremo oriental de los antiguos territorios germanos a la República Popular de Polonia, fundada en julio de 1944. Ello se hizo en uso de la soberanía ruso soviética sobre Alemania Oriental en aquel momento, que siguió a la derrota de la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial. Esto significó la pérdida de grandes territorios históricamente germanos, y se hizo para compensar a Polonia por la ocupación ruso soviética en el este del país en 1939. Se consagró como definitiva por la comunidad internacional por un acuerdo firmado el 16 de agosto de 1945.

 

La frontera fue reconocida por la Alemania Oriental en el Tratado de Zgorzelec el 6 de julio de 1950, por Alemania Occidental en el Tratado de Varsovia el 7 de diciembre de 1970 y por la Alemania reunificada, en el Tratado de Fronteras entre Polonia y Alemania el 14 de noviembre de 1990.