El dirigible Hindenburg explota justo cuando va a tomar tierra en Nueva York

El 6 de mayo de 1937, el dirigible Hindenburg, de 245 metros de longitud y orgullo de la Alemania nazi, explota justo cuando va a tomar tierra en Nueva York. Murieron 36 de los 97 pasajeros y 22 miembros de la tripulación. Las causas de la explosión siguen sin ser conocidas, aunque se barajó la carga estática debida a una tormenta eléctrica, que fue lo que pudo encender el gas.