Adolf Hitler se suicida

El 30 de abril de 1945, Adolf Hitler se suicida (con 56 años) en el búnker de la Cancillería en Berlín junto con su ya esposa Eva Hitler. Esta es la versión oficial que elaboró por encargo de su gobierno el historiador británico Hugh Trevor-Roper.

 

Adolf Hitler se suicidó de un disparo en la sien con una pistola semiautomática Walther PPK, mientras que su esposa, Eva Hitler se envenenó con cianuro. A continuación ambos cadáveres fueron incinerados delante del búnker de la Cancillería como había dejado ordenado Adolf Hitler.

 

Adolf Hitler evitaba así que se repitiese lo sucedido dos días antes, el 28 de abril de 1945, Benito Mussolini y su amante Clara Petacci intentando escapar a Suiza fueron capturados por un grupo de partisanos comunistas y fueron fusilados en Giulino di Mezzegra, Azzano, Como (Italia). El 29 de abril de 1945, sus cadáveres fueron trasladados a Milán donde los arrojaron en la Plaza de Loreto para que la gente los golpeara y luego fueron colgados del techo de una gasolinera de la plaza junto a Nicola Bombacci, Alessandro Pavolini y Achille Starace.

 

El 29 de abril de 1945, se informó a Adolf Hitler de la muerte de Benito Mussolini y de su amante Clara Petacci. Adolf Hitler había tomado la decisión de que los rusos soviéticos no iban a capturarlo y tampoco iban a hacerse con su cadáver, por lo que ordenó que su cadáver y el de su esposa Eva Hitler fuesen quemados después de su suicidio. 

 

Según contó Hermann Göring en una conversación durante los Juicios de Núremberg, Adolf Hitler y él habían visto juntos las fotografías de Benito Mussolini colgado boca abajo, este día fue la última vez que Hermann Göring estuvo con Adolf Hitler.

 

Actualmente hay distintas conjeturas si efectivamente Adolf Hitler se llegó a suicidar o no en el búnker de la Cancillería. Existe la teoría de que no se suicidó, que se fugó a través de España, que estuvo viviendo un tiempo en Argentina y que terminó sus días en Paraguay, exactamente el 5 de febrero de 1971 (con 81 años), tres países que tenían algo en común, regímenes dictatoriales simpatizantes de la Alemania nazi. Sobre esta teoría no hay nada tangible.

 

Por otro lado y la prueba más reciente de que si se suicidó la aportan los periodistas de investigación franceses Jean-Christophe Brisard y Lana Parshina, el 15 de marzo de 2019. Ambos solicitaron permiso a Rusia para analizar los supuestos restos que tenían de Adolf Hitler. Junto con el médico forense Philippe Charlier pudieron ver de cerca el supuesto fragmento del hueso occipital de Adolf Hitler, aunque no pudieron tocarlo. Pero el forense sí pudo analizar la supuesta mandíbula de Adolf Hitler. Philippe Charlier la cotejó con las radiografías dentales del Adolf Hitler de 1944 y según él no hay duda, es de Adolf Hitler. 

 

También se sabía que Adolf Hitler tenía hasta 6 dobles que eran capaces de imitarle en todos sus gestos para poder estar en varios sitios a la vez y por temas de seguridad. En cualquier caso, la versión oficial a día de hoy sigue siendo la que escribió en su momento el historiador británico, Hugh Trevor-Roper.