El ejército yugoslavo se rinde ante la superioridad del ejército nazi alemán

El 17 de abril de 1941, el ejército yugoslavo se rinde ante la superioridad del ejército nazi alemán, unos días después del comienzo de la "Operación Castigo" que comenzó el 6 de abril de 1941 con el bombardeo sobre Belgrado de la Luftwaffe durante tres días y tres noches. La "Operación Barbarroja" quedó pospuesta.

 

El rey Pedro II de Yugoslavia huye a Atenas y de allí partirá hacía su exilio en Londres. La Wehrmacht hace 334.000 prisioneros.