"Día del boicot"

El 1 de abril de 1933, en la Alemania nazi al poco tiempo de que Adolf Hitler fuera nombrado canciller, el 30 de enero de 1933, se lleva a cabo el "Día del boicot" por la ideología y política antisemita del Partido Nazi, dirigido contra judíos: comerciantes, profesores, estudiantes, abogados y médicos.

 

El boicot era una represalia contra las supuestas historias de atrocidades que los judíos alemanes y extranjeros creaban mediante la prensa internacional para dañar la reputación de la Alemania nazi. Las SA se situaron frente a los negocios y oficinas de profesionales judíos, como médicos y abogados. La estrella de David fue pintada en las puertas y escaparates de los comercios, acompañadas con lemas antisemitas y amenazas. Se impidió el paso, con carteles que decían:

 

Deutsche! Wehrt Euch! Kauft nicht bei Juden! 

¡Alemanes! ¡Defendeos! ¡No compréis a los judíos!

 

Por toda Alemania ocurrieron actos de violencia contra judíos y sus propiedades. La policía intervino en muy pocas ocasiones. Si bien el boicot duró solamente un día, este marcó el principio de una campaña a nivel nacional contra la minoritaria población judía alemana. El éxito del boicot fue relativo, ya que no alcanzó las expectativas de los nazis alemanes. Muchos comercios judíos no abrieron ese día, muchos alemanes entraron a comprar en las tiendas que acostumbraban a pesar de la presión de las SA y la mayoría de los ciudadanos no le dio mayor importancia al boicot.