La masacre de Katyń

<<ATENCIÓN: ALGUNAS IMÁGENES PUEDEN HERIR LA SENSIBILIDAD DE ALGUNAS PERSONAS>>

La masacre de Katyń es el nombre por el que se conoce el asesinato en masa de al menos 21.800 ciudadanos polacos, ejecutados tanto en el bosque de Katyń (Rusia) como en las prisiones de las ciudades de Kalinin (actualmente Tver-Rusia), Járkov (Ucrania) y en otros lugares próximos.

 

Entre los asesinados, unos 8.000 eran oficiales del ejército hechos prisioneros de guerra, unos 6.000 eran policías y unos 7.800 eran intelectuales: profesores, artistas, investigadores e historiadores, todos hechos prisioneros bajo la acusación de ser saboteadores, espías, terratenientes, dueños de fábricas, abogados, funcionarios públicos peligrosos y sacerdotes católicos. La masacre comenzó el 4 de abril de 1940 y se prolongó durante los meses de abril y mayo. Los asesinatos comenzaban al anochecer y terminaban al amanecer. La mayoría de las víctimas fueron ejecutadas con un disparo en la nuca y de una a una. El genocidio nace partir de una propuesta oficial de Lavrenti Beria de fecha 5 de marzo de 1940, la cual, Iósif Stalin y otros cuatro miembros del Politburó soviético aprobaron la masacre. Lavrenti Beria era el director del Comisariado del Pueblo para Asuntos Internos (Naródny Komissariat Vnútrennij Del - NKVD), la policía secreta ruso soviética tras la invasión de Polonia poco después del inicio de la Segunda Guerra Mundial.

 

Los nazis alemanes descubrieron las fosas el 13 de abril de 1943. El gobierno ruso soviético dijo que los nazis alemanes habían fabricado ese descubrimiento. Intentando, por todos los medios a su alcance, acusar a los nazis alemanes de la masacre, para evitar conflictos con los Aliados y especialmente con el General polaco Władysław Sikorski.

 

El 25 de abril de 1943, Iósif Stalin rompió las relaciones ruso soviéticas-polacas tras la petición hecha el 16 de abril de 1943 por el General Władysław Sikorski de que la Cruz Roja Internacional investigara la masacre de Katyń.

 

Los nazis alemanes posteriormente invitaron a la Cruz Roja Internacional a visitar el sitio, y se confirmó que las fosas contenían cadáveres de oficiales polacos que habían sido asesinados con armas ruso soviéticas.

 

La situación sólo cambió en 1988, cuando finalmente Moscú se vio obligado a admitir el genocidio bajo el influjo de la perestroika. La reconciliación empezaba a atisbarse. El politburó ruso soviético aprobó la publicación de los documentos relativos al trágico suceso y en octubre de 1990 el presidente Mijail Gorbachov se los entregó a su homónimo polaco, Wojciech Jaruzelski, tras reconocer la responsabilidad del gobierno ruso soviético en la masacre de Katyń. En diciembre de 1991 Mijail Gorbachov entregó personalmente a Boris Yeltsin, su sucesor, la carpeta que contiene la carta de Lavrenti Beria a Iósif Stalin.

 

Władysław Sikorski

Władysław Sikorski (Tuszów Narodowy-Imperio Austrohúngaro, 20 de mayo de 1881 - Gibraltar-Reino Unido, 4 de julio de 1943 - 62 años) fue un militar y líder político polaco, Primer Ministro del Gobierno de Polonia en el exilio con sede en Londres y Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas polacas al comienzo de la Segunda Guerra Mundial.

 

Władysław Sikorski ayudó al restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Polonia y la Unión Soviética, que se habían roto tras la alianza ruso soviética con la Alemania nazi para la invasión de Polonia el 1 de septiembre de 1939. Władysław Sikorski se mostró dispuesto a aparcar los temas difíciles entre las dos naciones para lograr el restablecimiento de relaciones, lo que le permitió reclutar tropas entre los prisioneros polacos en la Unión Soviética y liberar a los numerosos civiles presos en cárceles ruso soviéticas. Su postura fue criticada por algunos dirigentes, como su sucesor al frente de las Fuerzas Armadas polacas, Kazimierz Sosnkowski, que preferían una actitud más dura con los rusos soviéticos. Władysław Sikorski firmó con la Unión Soviética un tratado bilateral el 30 de julio de 1941, poco más de un mes después del comienzo de la invasión por la Alemania nazi de la Unión Soviética.

 

El domingo 4 de julio de 1943 a las 23:07 horas, 16 segundos después de despegar del aeropuerto de Gibraltar el avión Consolidated B-24 Liberator en el que viajaba de regreso a Londres, Władysław Sikorski moría en un extraño accidente aéreo. A pesar de las sospechas de sabotaje, no se pudo probar que su muerte no se debiese a un accidente.

 

Accidente mortal del avión Presidencial polaco

El 10 de abril de 2010, a las 08:41 horas, cerca de la base aérea de Smolensk (Rusia), se estrellaba el avión presidencial de la Fuerza Aérea de Polonia, un Tupolev Tu-154. Tras haber intentado aterrizar tres veces en medio de una intensa niebla y a pesar que desde la torre de control se le advirtió que desistiese y se dirigiese al aeropuerto de Minsk (Bielorrusia). En el accidente fallecieron sus 96 ocupantes (89 pasajeros y 7 tripulantes), entre ellos el Presidente polaco Lech Kaczyński, su esposa, destacadas autoridades y figuras del Estado polaco. Iban a la Ceremonia de Conmemoración por los 70 años de la masacre de Katyń.