El Ejercito Rojo soviético libera Auschwitz

<<ATENCIÓN: ALGUNAS IMÁGENES PUEDEN HERIR LA SENSIBILIDAD DE ALGUNAS PERSONAS>>

El Ejército Rojo soviético obtuvo información detallada sobre Auschwitz sólo después de la liberación de Cracovia, el 18 de enero de 1945, y no pudieron llegar hasta las puertas de Auschwitz antes del sábado 27 de enero de 1945.

 

El 19 de enero de 1945, el Ejercito Rojo soviético llegó a Jaworzno y liberó a unos 400 prisioneros dejados en el subcampo de Neu-Dachs, uno de los más grandes de Auschwitz.

 

Los soldados del Ejercito Rojo soviético del 60° Ejército del Primer Frente Ucraniano abrieron las puertas de Auschwitz III-Monowitz antes del mediodía. Auschwitz I y Auschwitz II-Birkenau fueron liberados alrededor de las 3 de la tarde del mismo día. Los prisioneros los saludaron como auténticos libertadores. Era una paradoja de la historia que los soldados que representaban el totalitarismo estalinista trajeran la libertad a los prisioneros del totalitarismo nazi alemán.

 

Cerca de unos 7.000 prisioneros esperaban la liberación entre el Campo Principal, Birkenau y Monowitz. Unos días antes y unos días después del 27 de enero de 1945, los soldados del Ejercito Rojo soviético liberaron a su paso a unos 500 prisioneros en los subcampos de Auschwitz en las ciudades de: Stara Kuźnia, Blachownia Śląska, Świętochłowice, Wesoła, Libiąż, Jawiszowice y Jaworzno.

 

Más de 230 soldados del Ejercito Rojo soviético, incluido el comandante del 472º Regimiento, el Coronel Siemen Lvovich Besprozvanny, murieron en combate mientras liberaban el Campo Principal, Birkenau, Monowitz y la ciudad de Oświęcim. La mayoría de ellos están enterrados en el cementerio municipal de Oświęcim.

 

En el Campo Principal y en Birkenau, los soldados del Ejercito Rojo soviético encontraron los cadáveres de unos 600 prisioneros que habían sido fusilados por las SS que se retiraban del campo o que habían muerto por agotamiento.