La Guarida del Lobo

El 15 de noviembre de 1940, Adolf Hitler ordena la construcción de la Guarida del Lobo (Führerhauptquartier Wolfsschanze) que era el nombre en clave de del cuartel general más grande que tuvo durante la Segunda Guerra Mundial. El complejo se encontraba en la aldea de Gierłoż cerca de Kętrzyn en lo que antes era Prusia Oriental y hoy en día es Polonia. 

 

Fue construido por la Organización Todt en la primera mitad de 1941 en un espeso bosque para iniciar la ofensiva nazi alemana sobre la Unión Soviética, "Operación Barbarroja". Al complejo se llegaba por tren y se componía de 80 edificios, de los cuales 50 eran búnkeres resistentes a los bombardeos, las paredes podían llegar a tener hasta 8 metros de espesor. Tenía su propia central eléctrica y recibía los suministros de una base aérea cercana. Toda la zona estaba rodeada de alambres de púas y de campos sembrados con 80.845 minas. 

 

El 14 de junio de 1941, fue el primer día que Adolf Hitler llegó a este lugar. El 20 de julio de 1944, aquí se llevó acabo el intento fallido de asesinato de Adolf Hitler, la "Operación Valquiria". El 20 de noviembre de 1944 fue el último día que Adolf Hitler estuvo aquí. Adolf Hitler pasó aquí más de 800 días junto con su circulo más cercano y unos 2.000 soldados custodiándoles permanentemente. Hermann Göring y Martin Bormann tenían su propio búnker. El 24 de enero de 1945, los edificios fueron dinamitados con más de 10 toneladas de explosivos para destruirlos, cosa que no fue del todo posible debido al grosor de las paredes y techos de algunos de los edificios, ante la inminente llegada del Ejercito Rojo soviético y para que no pudiesen utilizarlos. El Ejercito Rojo soviético llegó al lugar el 27 de enero de 1945. 

 

El Ejercito polaco después de la guerra tardó 9 años, desde 1946 hasta 1955, en limpiar toda la zona de minas.