Putsch de Múnich

De una cervecería en Múnich a los poderes dictatoriales en menos de 10 años y otros casi 6 años para el mayor conflicto bélico de la Historia de la Humanidad.

El 8 y 9 de noviembre de 1923, Putsch de Múnich, intento fallido de golpe de estado en Múnich por miembros del Partido Nacional Socialista Alemán de los Trabajadores (Nationalsozialistische Deutsche Arbeiterpartei - NSDAP).

 

Cientos y cientos de personas se reunían en una de la cervecería más grande de Munich, Bürgerbräukeller, donde se daban cita los afiliados del Partido Nacional Socialista Alemán de los Trabajadores (Nationalsozialistische Deutsche Arbeiterpartei - NSDAP) o  Partido Nazi. Adolf Hitler había tomado la jefatura del partido en 1921, el partido rechazaba las condiciones del Tratado de Versalles que había dado fin a la Gran Guerra o Primera Guerra Mundial y ponía a la República de Weimar en una posición económica muy comprometida y con fuertes sanciones tanto territoriales como militares.

 

Adolf Hitler eligió Múnich como el lugar para luchar contra el gobierno de la República de Weimar proclamando un Estado disidente en Baviera y avanzar hasta Berlín, influenciado por Benito Mussolini y su Marcha sobre Roma entre el 27 y 29 de octubre de 1922. 

 

El 8 de noviembre de 1923, sobre las 20:30 horas, Adolf Hitler junto Hermann GöringRudolf Hess y Alfred Rosenberg entraron en la cervecería Bürgerbräukeller, cercada por más de 600 militantes de las SA y donde Gustav Ritter von Kahr, Gobernador de Baviera, daba un discurso ante unas tres mil personas, Adolf Hitler disparó al techo, se subió a una silla y gritó: ¡¡La revolución nacional ha comenzado!!. Adolf Hitler declaró un gobierno provisional en la cervecería, tomando como rehén a Gustav Ritter von Kahr y a dos de sus hombres más importantes. Partidarios del golpe tomaron los cuarteles de la policía y de la Reichswehr (ejército de la República de Weimar).

 

El 9 de noviembre de 1923, al amanecer, siguiendo ordenes de Adolf Hitler, las SA de Ernst Röhm (Heinrich Himmler era uno de los integrantes) tomaron el Ministerio de Defensa bávaro enfrentándose a las fuerzas del gobierno. Después de negociar, Gustav Ritter von Kahr y sus dos hombres, fueron liberados a cambio de continuar con la revolución nacional pero nada más fueron liberados estos tomaron el control de la policía y dieron ordenes de acabar con la revuelta.

 

Un total de 2.500 hombres marchaban directamente hacia la Odeonplatz donde se encuentra el lugar de Homenaje a los Héroes de la Gran Guerra o Primera Guerra Mundial conocido como Feldherrnhalle y lugar de paso hacia el Ministerio de Defensa. A lo largo del camino se iban uniendo más simpatizantes apoyando a Adolf Hitler y al Putsch. Una vez llegados a la Odeonplatz se encontraron con la policía que les bloqueaba el paso. De pronto sonó un disparo y comenzó un tiroteo. Resultaron heridos Adolf Hitler y Hermann Göring, este de gravedad.

 

Adolf Hitler huyó y se refugió en casa de un amigo, Ernst Hanfstaengl, donde pasó dos noches escondido hasta que la policía lo localizó y lo arrestó, según algunos relatos, contempló la posibilidad de suicidarse. Estaba deprimido pero tranquilo cuando fue arrestado el 11 de noviembre de 1923. Su juicio comenzó el 26 de febrero de 1924. Alfred Rosenberg se convirtió en el líder temporal del Partido Nacional Socialista Alemán de los Trabajadores (NSDAP) el cual fue prohibido. El 1 de abril de 1924, Adolf Hitler fue condenado a cinco años de prisión por alta traición, aunque la constitución contemplaba cadena perpetua contra delitos de este tipo. Rudolf Hess y otros cabecillas del Partido Nazi también fueron procesados por alta traición y mandados a prisión.

 

En la prisión de Landsberg, Adolf Hitler recibió un trato amistoso por parte de los guardias, le permitieron recibir correspondencia de sus seguidores y visitas regulares de sus compañeros de partido. Adolf Hitler ayudado por Rudolf Hess escribió "Mein Kampf" (Mi lucha) y cambió la estrategia a seguir: "tomaría el poder ganando unas elecciones"

 

Absuelto por el Tribunal Supremo de Justicia de Baviera, Adolf Hitler fue liberado el 20 de diciembre de 1924, en contra de las objeciones del fiscal del estado. Adolf Hitler pasó 264 días en la prisión de Landsberg. Incluyendo el tiempo en prisión preventiva, Adolf Hitler cumplió poco más de un año de prisión. 

 

Adolf Hitler convenció a las autoridades bávaras de levantar la prohibición al Partido Nacional Socialista Alemán de los Trabajadores (NSDAP) y el partido fue refundado formalmente el 26 de febrero de 1925, con Adolf Hitler como su líder indiscutible.